Violencia contra la mujer

La Violencia contra las Mujeres es definida por la Ley 26.485 como “toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal (…)”.

“Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón”.

El concepto mismo de “Violencia de Género” está ocultando quien verdaderamente ejerce la violencia y contra quién se ejerce. Según expresa Eva Giberti (Psicóloga- Coordinadora del Programa “Las Victimas contra las Violencias”) en su artículo “Violencia, ¿de género?”, ese término invisibiliza la verdadera problemática, la violencia ejercida por los hombres hacia la mujer, ya que “la difusión de la idea de género- aplicada en lugar de Violencia contra las Mujeres– actúa como una barredora, como una ola gigante que se traga y deglute esta violencia que determinados varones promueven”.

A su vez, “al no oponer la preposición “contra”, asociada a la mujer (Violencia contra las Mujeres), el actor de dicha violencia queda fuera de la escena y en su lugar la palabra género asume un falso protagonismo”.

La diferencia radica en que la violencia familiar es aquella que es ejercida dentro del núcleo familiar tanto por hombres como por mujeres. Así lo define el Art 1 de la Ley 24.417 de Protección contra la Violencia Familiar que involucra a “toda persona que sufriese lesiones o maltrato físico o psíquico por parte de alguno de los integrantes del grupo familiar”. Se entiende por grupo familiar el originado en el matrimonio o en las uniones de hecho.

En cambio la Violencia contra las mujeres, es aquella ejercida específicamente contra la mujer a partir de una relación desigual ante el varón, que afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal.

Porque la violencia contra el hombre tiene varias causas, pero la agresión contra la mujer siempre es por la misma razón, por el simple hecho de ser mujer. Esto ocurre porque vivimos en una sociedad donde el hombre tiene poder sobre la mujer en todos los ámbitos posibles. De esta manera, la agresión está directamente vinculada a la desigual distribución del poder y a las relaciones asimétricas que se establecen entre varones y mujeres en nuestra sociedad.

Esto no ocurre cuando la mujer agrede al hombre, ya que no hay condiciones en nuestra sociedad para que su motivación pueda ser el sexo de él.

En aquellas situaciones donde el hombre es maltratado por una mujer, que según la Oficina de Violencia Doméstica representa menos del 9% de los casos que llegan a dicho organismo, se deberá entender cada situación por separado, las motivaciones que llevaron a generar esa agresión, sacando la variable género de la ecuación.

Los siguientes conceptos de tipos de violencia fueron definidos por la Ley 26.485 de Protección Integral a Las Mujeres:

  • Violencia Física: Daña tu cuerpo. Es la violencia que se emplea sobre tu cuerpo. Es la más visible, ya que puede ser percibida objetivamente por otros, habitualmente deja huellas.

  • Violencia Psicológica: Daña tu autoestima. Es la que causa un daño emocional, disminuye tu autoestima, la que controla tus acciones y comportamientos. Comprende las amenazas, humillaciones, insultos, exigencia de obediencia, chantaje emocional, entre otros. Al principio de la relación es difícil de detectar porque son pequeñas palabras o gestos pero a medida que avance la relación los daños serán mayores. En este tipo de violencia encontramos frases tales como: ¡Callada estás más linda! ¡Pero si no sirves para nada! ¿Para qué quiero una mujer si no sabe ni coserme un botón?

  • Violencia Sexual: Se apropia de tu sexualidad. La violencia física daña la libertad física pero esta también la libertad sexual. Se puede manifestar de muchas formas como: la prostitución forzada, tocamientos, imposición de un anticonceptivo o embarazo, contagiarte intencionalmente una enfermedad de transmisión sexual, obligarte a mantener relaciones sexuales con él o con terceras personas, entre otros.

  • Violencia Económica y patrimonial: Se apropia del dinero y los bienes. Se queda con tu dinero o no te permite que tengas tu trabajo para que dependas económicamente de él para todo.

  • Violencia Simbólica: Refuerza roles y estereotipos. Es la que utiliza mensajes, valores, íconos o signos para transmitir y reproducir la dominación, la desigualdad y la discriminación, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad. Es violencia simbólica un aviso publicitario que pone a la mujer como única responsable del cuidado de la casa, de los hijos, de la limpieza y, sobre todo, cuando la muestra como un mero objeto de deseo.

Tipos de violencia

  • Física:

    Daña tu cuerpo

    • Te golpea o trata de tirarte objetos

    • Le hace daño a tu cuerpo

    • Te empuja

    • Te pega patadas, cachetadas

    • Te zamarrea

  • Psicológica:

    Daña tu autoestima

    • Te amenaza

    • Te trata mal

    • Te insulta

    • Te aísla

    • Te cela

    • Te controla

    • Lee tus conversaciones sin tu consentimiento

    • Te Humilla

  • Sexual:

    Se adueña de tu sexualidad

    • Te obliga a tener relaciones sexuales

    • Te exige realizar prácticas sexuales que no quieres

    • Te niega el derecho a usar métodos anticonceptivos

    • Se niega a usar preservativos

    • Te toca, te besa sin consentimiento

    • Te presiona

  • Patrimonial y Económica:

    Se apodera de tu dinero y tus bienes

    • Maneja tu sueldo

    • No conoces cuánto gana

    • No te permite comprar lo que quieres

    • Controla tu dinero

    • Te oculta la existencia de bienes

    • Te impide trabajar o ganar tu propio dinero

  • Simbólica:

    Refuerza roles y estereotios

    • Representación de la mujer como objeto sexual en la TV, Redes sociales, publicidad, etc.

    • Publicidad que refuerza el rol de la mujer como ama de casa o madre.

    • Chistes, bromas relacionadas con la mujer y la falta de inteligencia, destrezas, razonabilidad, etc.