Guía para salir de la violencia: Documentación

Reuní toda la documentación / pruebas para probar la agresión, en caso quieras denunciar.

Es recomendable aportar todos los medios de prueba de que se dispongan (parte médico, parte psicológico, nombre de testigos, prendas que portaba en el momento de los hechos, etc.), todo esto será útil si en el futuro querés tomar alguna medida o acción legal. Es importante que reúnas y guardes todos estos documentos en un lugar seguro, algunos ejemplos:

  • Documentación Personal (tuya y la de tus hijos/as): DNI, pasaportes, partida de nacimiento, carnets de la obra social, diplomas escolares, permiso de conducir, carnet de vacunación). A su vez, recordá el número de DNI y lugar de nacimiento de tu pareja.

  • Documentación general útil en procedimientos judiciales: Títulos de propiedad, hipotecas, recibos del alquiler, recibo de seguros, documentación del auto, facturas de servicios (electricidad, teléfono), pediatras, gastos de farmacia y supermercado, gastos de escolaridad de las/los hijas/os y actividades extraescolares, entre otros.

  • Documentos que acrediten agresiones anteriores:

    • Copia de denuncias previas, sentencias, medidas de protección.

    • Médico: informá a tu médico de la agresión y obtené una copia de tu historia clínica, recetas e informes médicos, documentos médicos de todas las consultas y asistencia que hayas necesitado para curar tus lesiones, gastos que se produzcan como consecuencia de la agresión (gastos médicos, farmacéuticos, gastos de desplazamiento de un lugar a otro, etc.). Toda esta documentación la necesitarás para acreditar los daños que te produjo la agresión y que serán necesarios para reclamar su importe al agresor.

    • Guardá cualquier mensaje telefónico o correo electrónico que constituya una amenaza (útil como prueba en caso de que en el futuro quieras denunciarlo).

  • Testigos: Avisale a algún vecino/o familiar que pueda presenciar y posteriormente declarar como testigo en el procedimiento judicial sobre:

    • Tu estado físico (golpes, heridas, erosiones, hinchazones, etcétera) y anímico (miedo, angustia) después de la agresión.

    • La situación física y anímica de los/as hijos/as.

    • Los daños que se produjeron en la vivienda.

    • La actitud del agresor.

  • Acudí al médico o centro de salud para resguardar tu salud:

    • Concurrí a un servicio médico, centro de salud o comisaría lo más pronto posible para que te atienda un médico. Acudí al lugar sin lavarte ni cambiarte la ropa que llevabas puesta al momento de la agresión. Esto es para que no se destruyan las pruebas. OBTENÉ UNA COPIA DE LA HISTORIA CLÍNICA.

    • Tomar fotografías de las lesiones. Tené en cuenta que es posible que pasen días hasta que seas citada por el Juzgado para que el médico forense examine las lesiones sufridas y para entonces éstas pueden haber desaparecido totalmente. Será de gran ayuda que puedas aportar fotografías en las que se observen las lesiones tal y como eran en los días inmediatamente posteriores a la agresión.

    • También se recomienda guardar, sin lavar y envuelta en papel, la ropa y cualquier otro elemento que pueda servir como prueba.